Notas

10 lecciones de la vida que usted puede aprender de profesores


10 lecciones de la vida que usted puede aprender de profesores

Los valores aprendidos en el aula se conservan para siempre y guían a las personas al camino del éxito.
Jorge Luis Macías

Los maestros entregan su vida en la educación de nuestros hijos. De ellos aprendemos valores vitales que llevaremos con nosotros por el resto de nuestra existencia.

Por supuesto, nos enseñan nuestros estudios académicos, pero hay muchas más lecciones. Ellos enseñan mucho sobre la vida y cómo vivirla. Algunos incluso argumentan que las lecciones de vida son las que te llevarán más lejos. Aquí hay diez lecciones de vida favoritas descritas por los propios profesores.

10 lecciones de un profesor Paciencia

1- Paciencia
Alguien dijo una vez que “la paciencia es una virtud”. Si no lo fuera, no habría momentos en la vida para ponerla en práctica. Es a la vez una brújula moral y es poderosa. Los maestros practican la paciencia todos los días. Repiten instrucciones, encuentran diferentes maneras de explicar lo mismo, y escuchan a los estudiantes expresar sus experiencias.

“Usualmente, mis niños aprenden a ser pacientes cuando hacemos juntos trabajos interesantes y divertidos”, dice María Cupa, maestra de alumnos de pre kínder en St. Catherine Academy de Anaheim. “Ellos aprenden sin saber que están aprendiendo cuando me ven hablar y actuar pacientemente con ellos”.

Tomar un ejemplo de los maestros nos ayudará mientras pasamos por la vida, recordándonos que la paciencia nos dará la influencia y el poder que buscamos.

2- Perseverancia
A veces, los niños quieren abandonar las tareas o proyectos por falta de interés o agotamiento. La maestra Cupa ayuda a los pequeños a superar los obstáculos y, si han hecho mal un trabajo los invita a volver a hacerlo juntos. “El camino al éxito estaba en la perseverancia, afirma” Nunca renunciar es la meta y, de hecho, los niños se sienten orgullosos cuando sus pequeños grandes trabajos son exhibidos y admirados por la directora, Johnellen Turner.

3- El trabajo duro rinde frutos
Muchos ex estudiantes de la maestra Vanessa Favela han regresado a su aula, después de muchos años, cuando ya se han convertido en profesionales. Le han comentado de sus viajes a España o Japón y las grandes empresas donde elaboran. Los estudiantes en algún tiempo no querían oír los consejos de la maestra, pero años más tarde, cuando se graduaron con honores, era todo lo que mejor que recordaban.

4- Perdón
El perdón es una virtud que es difícil de mostrar a veces, pero es algo que los maestros hacen sobre una base regular. Los maestros perdonan a los estudiantes por todo, desde sus excusas tontas hasta sus actitudes de cobardía en los malos días. Ellos te quieren independientemente. El perdón es un lenguaje de amor, y se aprende como se da de una persona a otra.

“Mi maestro [Antonio Márquez nos ha icho que hagamos en la vida sólo las cosas que amamos y podremos salir adelante”, comentó Adriana Ravelo, estudiante de Garfield High School. “Él siempre nos entiende cuando cometemos un error”.

5- Repetición y práctica
La repetición es importante porque la única manera de aprender algo es mediante la atención repetida. ¿Cuántas veces el maestro le hizo repetir su alfabeto o recitar la tabla de multiplicar? Cada vez que practicaba mejoraba. La repetición y la práctica son las claves para aprender y cumplir sus metas. Así lo reconoce la estudiante Kasey Wu, quien dice que a veces es difícil aprender cuando la materia es aburrida, pero cuando el maestro la hace interesante, todo cambia y no tienen que repetir el asunto varias veces.

10 lecciones de un profesor Tina Fristenlay

6- Amabilidad
Un poco de bondad hace maravillas para ti en la vida. Los maestros dan esta lección de vida mostrando amabilidad a nosotros incluso cuando nos quedamos cortos. En su clase, los alumnos de la maestra Tina Fristenlay cada semana depositan latas de comida y ropa, con la misión de ensenarles a ser amables y solidarios con el prójimo. “Así, ellos reflexionan sobre lo afortunados de lo que tienen en la vida, a diferencia e otros”.

7- Cumplimiento
No es ningún secreto que los maestros no ganan el sueldo de un hombre rico, pero siguen enseñando de todos modos. La maestra Mar Cañizares dice que intenta todos los días estar llena de energía y mostrar sus entusiasmo y amor por esta profesión a sus estudiantes. Mi intención es ayudarles a fortalecer su autoestima y a querer aprender. Para ello, busca las estrategias didácticas más dinámicas que sean divertidas lo más posible y tener a su “publico” concentrado y divirtiéndose durante todo el tiempo. El sentido del humor es muy importante para el cumplimiento de nuestros estudiantes. A ella le gusta ver a su estudiantes felices y sonrientes todos los días.

8- Aprender de los errores
A nadie le gusta cometer errores, pero la verdad es que aprendemos más de nuestros errores que de nuestros logros. Cuando respondemos a una pregunta incorrecta en clase, el maestro nos corrige lo que nos obliga a reevaluar el proceso que tomamos para llegar a esa respuesta. En la vida, debemos hacer lo mismo. Debemos retroceder y decidir sobre otro curso de acción que nos traerá resultados deseables.

Gabriela Ruiz, alumna del grado 11 en Schurr High School de Montebello, dice que su maestro de Laboratorio de computación, Kenneth Seto siempre sabe cuando sus alumnos no lo entregan todo. “Yo lo veo a él, más que un maestro de computación, como una persona en la que puedes confiar y pedirle un consejo y a salir adelante en mis problemas”.

9- Confianza
Nada de venta como la confianza. Antes de que alguien crea en ti, debes creer en ti mismo. Los maestros crean confianza cada vez que te elogian por tus logros, cuelgas tu proyecto en la pared, o reconocen tu comportamiento. La maestra Fristenslay asegura que, cuando los niños tienen confianza en sí mismos, son más responsables. De hecho, en su clase ella tiene un “Equipo de Súper Héroes” que hace divertido el trabajo de todos.

Amar lo que haces

10- Amar lo que haces
La pasión que penetra a través de los ojos del profesor deja sentir que el mejor tipo de trabajo en la vida es uno que usted ama. La lección de vida es la pasión es la fuerza impulsora del éxito. Te hace amar lo que haces, y hacerlo bien como sucede con la Hermana Imelda Pelletieri, maestra de piano desde hace 25 años en St. Catherine Academy.

En la Lotería de California estamos orgullosos de apoyar a los maestros y a las escuelas públicas y creemos en el potencial de nuestros niños. Imagínate las posibilidades.