Notas

La humildad de un gran maestro


La humildad de un gran maestro

Manuel “Manny” Aceves y la humildad de un gran maestro

La personalidad de este profesor ha impactado la vida de sus estudiantes en Bancroft Elementary School de Spring Valley, California.

Manuel Aceves es hijo de Manuel Ibáñez Aceves, un inmigrante de Navolato, Sinaloa que llegó a Estados Unidos a los 12 años  y que trabajó duro hasta que se graduó como ingeniero civil, y su hijo  siguió los pasos de su progenitor hasta convertirse en uno de los mejores profesores  reconocidos por la Lotería de California.

Su madre, Theresa fue parte de la primera generación de descendientes de abuelos maternos, quienes llegaron de Villa Mendoza, Michoacán.

Aceves, de 50 años de edad relata que fue graciosa la forma en que los “cómplices” de su reconocimiento se pusieron de acuerdo para filmar el video de la serie “Gracias Maestros”.

La sorpresa llegó cuando su esposa Antoinette lo llevó a comer su hamburguesa favorita en un restaurante de La Mesa, California.

Almorzaban y él literalmente fue bombardeado con numerosos mensajes de aprecio y respeto, por parte de sus alumnos. Algo extraño sucedía en su entorno.

En aquellos momentos él no sabía que su trabajo le importaba a sus estudiantes. No sabía tampoco de cámaras a su alrededor y se emocionó enormemente por experimentar el amor de todos.

El profesor, descrito como un hombre divertido y reflexivo lloró por ese gesto de reconocimiento.

“Él se está desafiando constantemente para aprender nuevos conceptos y habilidades para hacer su trabajo  más eficiente y eficaz”, reconoce su esposa Antoniette “Andee”.

De la caza a la pesca, del senderismo a la jardinería, Manny es considerado un hombre del Renacimiento porque es un pensador, lector, escritor y lleno de una gran riqueza cultural.

Casado con Antoniette, una madre soltera con dos hijas, Manny “cortejó” a las tres hasta conquistar sus corazones; adoptó a las niñas, las crió como suyas, y ahora continúa muy implicado en la vida de sus cuatro nietos. Es la roca que sostiene a la familia.

A este profesor le encanta enseñar y se concentra en asegurarse de que sus alumnos de tercer grado en la primaria Bancroft Elementary School de Spring Valley, California, reciban la mejor educación que él les pueda proporcionar.

Manny no es una persona que se crea autosuficiente. Al contrario, siempre pide ayuda a sus colegas y disfruta de sus comentarios.

“Es demasiado humilde para reconocer cuánta influencia tiene en sus estudiantes todos los días”, aseguró Andee Aceves.

Entre las mejores cualidades de este gran maestro y ser humano se encuentran su capacidad para interesarse por el aprovechamiento certero de sus estudiantes, es un profesor compasivo y apasionado por la educación.

“Cada niño es valioso y trabajo para desarrollar sus habilidades, para que todos tengan éxito”, afirmó el profesor. “Creo que ellos son capaces y pienso que cuando salen de clase, ellos también lo creen”.

Manny Aceves pasa horas en casa buscando formas de conectar y comprometer a sus estudiantes con el plan de estudios, y responde a las necesidades de sus estudiantes de manera positiva.

Antes de ir a la escuela, juega baloncesto en la mañana con los estudiantes de secundaria en Parkway para pasar un rato ameno. Comenzó un club de golf y aprendió a jugarlo y enseñar a sus estudiantes, debido a las oportunidades de becas que ofrece el deporte.

Manny no duda jamás en ayudar a alguien que lo necesite, ni siquiera en mostrar su compasión por un padre sin hogar de uno de sus estudiantes este año, a quien le ayudó a encontrar vivienda para su familia.

Nunca deja su trabajo en la escuela. Se lo lleva a casa y trabaja incansablemente para encontrar maneras de servir a su clase, su escuela, su familia y su comunidad.

En su hogar enseña a un grupo de aproximadamente 20 adultos cada martes.  Éste es un grupo de su iglesia donde algunos padres de familia se han reunido semanalmente por más de 15 años, es decir, nunca deja de sorprender con la gama de sus talentos y habilidades y las formas en que las usa para enseñar.

Una de las razones por las que Manny mereció ser reconocido como uno de los mejores maestros de California es porque se conecta con los estudiantes de manera creativa y relevante.

Para él, también es importante reflejar el rostro de sus estudiantes y es un ejemplo asombroso para muchos.

Su padre inmigró a Estados Unidos cuando tenía 12 años. Creía que la educación era la puerta a la oportunidad y se convirtió en ingeniero civil.

A Manny se le enseñó a trabajar duro y hacer una diferencia, ¡lo cual él hace todos los días!

Tanto Manny como su esposa decidieron ser maestros hace 29 años porque sabían que la educación era un lujo para algunas familias, aunque no necesariamente un regalo.

“Rara vez vimos a un maestro que se pareciera a nosotros o que compartiera nuestra cultura y sabíamos que nosotros podríamos ser un puente entre el hogar y la escuela”, expuso Andee.

Manny dejó una posición de enseñanza de clase media para enseñar de manera deliberada a estudiantes de tercer grado donde la demografía es significativamente diferente.

Su escuela tiene la dudosa reputación de tener el mayor número de estudiantes cuyos padres están encarcelados en San Diego. Él constantemente reflexiona y refina sus lecciones, siempre trabajando para involucrar y desafiar a los hijos de esas familias.

“Mis estudiantes provienen de familias trabajadoras y muchos de sus miembros están encarcelados”, dice. “Siempre hablamos de este tema y esas son las luchas de ellos quienes  tratan de hacer todo lo posible para sobrevivir”.

Él es una persona humilde y es el último en jactarse  de sus logros, pero su impacto en la vida de los estudiantes es grande.

Manny vive en La Mesa, CA donde muchos de sus ex alumnos viven y trabajan y cada vez que  se reúne con ellos, reconocen el poderoso efecto que tuvo en sus vidas las enseñanzas de este maestro.

Enseñar, para él, es un “llamado” y perfecciona sus habilidades todo el tiempo. Después de 26 años de enseñanza, se niega a relajarse y tomarse las cosas con calma.

Está involucrado en un programa del Distrito Escolar Unificado de San Diego (SDSU) para desarrollar sus habilidades de enseñanza en  matemáticas y forma parte de un comité que desarrolla un proceso de evaluación de maestros que es reflexivo y efectivo.

Manuel accedes en clase

“Los estudiantes son nuestro futuro y tomo mi profesión en serio”, dijo Manny. “Siempre estoy consciente de ser una influencia positiva en los demás”.

Manny, además se mantiene a sí mismo al más alto nivel moral y trabaja duro para desarrollar estudiantes que no sólo sean competentes académicamente, sino que también vivan un positivo desarrollo emocional y físico; enseña rasgos positivos del carácter y no solo lo habla, sino que él mismo es un ejemplo para los estudiantes.

Este profesor tiene un gran sentido del humor y la habilidad intelectual para conectarse con los jóvenes y los niños, quienes son atraídos automáticamente hacia él. ¡Los niños lo aman!

La pasión de Manny por la enseñanza es el resultado de muchas influencias. Sus padres influyeron mucho en él, apoyándolo en béisbol y en los Boy Scouts  durante sus años de juventud. Ganó el premio Eagle Scout y continúa apoyando a los estudiantes en los Boy Scouts.

¡Honor a quien honor merece!

En la Lotería de California estamos orgullosos de apoyar a los maestros y a las escuelas públicas y creemos en el potencial de nuestros niños. Imagínate las posibilidades.