Notas

Una lección de vida para una maestra


Una lección de vida para una maestra

Una lección de vida para una maestra y directora, ex alumna de un célebre profesor boliviano.

La vida de Elsa Bolado se transformó para siempre cuando conoció a Jaime Escalante, héroe inmortal de la Preparatoria Garfield del Este de Los Ángeles.
Jorge Luis Macías

Elsa Bolado, actual directora de la Primaria Graham Elementary School de South Gate fue una inmigrante de Tijuana que creció en el Este de Los Ángeles y quien  logró triunfar en la vida “Con Ganas”, gracias a la inspiración que le infundió para siempre el finado y célebre profesor boliviano de matemáticas avanzadas, Jaime Escalante.

Nacido en La Paz, Bolivia, el 31 de diciembre de 1930 y fallecido el 30 de marzo de 2010, víctima de un cáncer en la vejiga, Escalante alcanzó la inmortalidad en la mente y el corazón de aquel grupo de 12 estudiantes de la preparatoria Garfield que decidieron prepararse en álgebra para poder entrar a la universidad.

“Yo soy producto del éxito en el sistema escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD)”, admite la ex profesora Bolado. “Por eso, recuerdo que Jaime Escalante sembró en mí la gran pasión para amar una materia y a la vez, mostrar un gran amor por los estudiantes…Él decía, ‘Cree, cree. Cree en tus niños. Ellos te sorprenderán”.

Escalante fue un destacado profesor que logró renombre y reconocimiento al enseñar álgebra y cálculo a aquellos estudiantes de origen humilde, y en su mayoría hispanos, entre ellos, Elsa Bolado, Fabiola Escalante, Sergio Valdez, Thomas Valdez, Ana Macías, Roy Márquez, Aili Gardea y Jema Leyva.

Entre 1974 y 1991, logró que aquellos chicos superaran con éxito las pruebas y los cursos de nivel avanzado de matemáticas (AP), un requisito para ingresar a la universidad en Estados Unidos, y que por décadas se les privó a estudiantes de minorías, principalmente latinos y afroamericanos, catalogados como alumnos indisciplinados, desinteresados, incontrolables y rebeldes hasta que pudieron recibir una verdadera oportunidad de aprender.

Aunque Escalante no dominaba el idioma inglés cuando emigró a Estados Unidos y sus credenciales de maestro de física y matemáticas de Bolivia no se  revalidaron en este país.  En 1971, comenzó a estudiar de noche en Pasadena City College y obtuvo un grado de técnico en electrónica.

Continuó sus estudios y se tituló en matemáticas, en la Universidad Estatal de California, Los Ángeles.

Para su fortuna, Escalante fue alumno del destacado matemático estadounidense Louis Leithold, autor del libro “The Calculus” (El Cálculo), un libro clásico de cálculo que cambió los métodos de enseñanza en las preparatorias y universidades del mundo.

Esa misma fortuna le sonrió a Elsa y sus amigos en la escuela Garfield.

“Con su gran humildad para enseñar, Jaime Escalante transformó nuestras vidas”, dice Elsa. “Nos hacía estudiar de día y de noche como él lo hizo; su vida fue el claro ejemplo del sacrificio  de un ser humano por los demás”.

Pero también, y de manera frecuente, el profesor Escalante tuvo dificultades  en la Preparatoria Garfield. Se presentaba al trabajo demasiado temprano y se iba a altas horas de la noche, y fue amenazado con el despido.

La escuela carecía de personal administrativo y aumentó el gasto por inscribir a los estudiantes a las pruebas de matemáticas avanzadas.

Para suerte de Elsa y sus demás compañeros, el nuevo director, Henry Gradillas se dio  la tarea de reestructurar el plan de estudios en Garfield y requirió la reducción de las clases de matemáticas básicas para  que los estudiantes tomaran esas clases básicas, de forma simultánea con la materia de álgebra.

“El profesor Escalante nos motivaba en todo momento”, recuerda la directora de Graham Elementary School. “Él, en verdad nos enseñaba con ganas a tener determinación; su fórmula era:  tener determinación, enfoque y trabajar duro  para obtener lo que uno quiere en la vida”.

Aunque el director Gradillas denegó actividades después de clase a los alumnos que no mantuvieran el promedio académico para permanecer en la escuela y a los estudiantes nuevos que fallasen en las pruebas de ingreso, el profesor Jaime Escalante siguió con la enseñanza.

LA “TRAMPA” QUE LES LLEVÓ A LA FAMA

Pero no fue sino hasta 1979 cuando inicio con la materia de cálculo. Tenía la esperanza de elevar el bajo nivel de los cursos de matemáticas, por ello reclutó al profesor Ben Jiménez y dieron clase de cálculo a cinco alumnos, dos de los cuales aprobaron las clases AP.

“Al año siguiente la clase subió a nueve estudiantes, y de ellos siete pasaron otra vez la prueba”, indica Elsa. “Ya para 1981 el número había aumentado a 15 estudiantes y 14 la pasaron”.

El éxito captó la atención en Estados Unidos cuando el número de alumnos enrolados y que aprobaron las pruebas AP se incrementó en más del 100%.

En 1982, 18 de sus estudiantes realizaron el riguroso examen y aprobaron. Se desató una controversia cuando los administradores de la prueba  acusaron a 14 de ellos de haber hecho trampa.

Escalante sospechó que la acusación obedecía a que los estudiantes eran mexicanos-estadounidenses provenientes de una zona geográfica de bajos recursos de Los Ángeles. El servicio de examen rechazó la acusación y propuso una solución: los 14 estudiantes deberían volver a presentar la prueba.  Doce de los 14 estudiantes realizaron un examen distinto y todos aprobaron.

Elsa Bolado y sus estudiantes

La fama de Elsa Bolado, sus compañeros y del profesor Escalante los encumbraron como héroes” y su historia corrió como pólvora en los periódicos y todos los medios de comunicación, al grado de captar la atención del productor de cine de Hollywood, Tom Musca y del director Ramon Menéndez para llevar a la pantalla grande la película “Stand and Deliver” (Con Ganas de Triunfar/Lecciones Inolvidables). El papel de Escalante fue encarnado por el famoso actor Edward James Olmos, y la participación de los actores Lou Diamond Phillips, Rosanna DeSoto y Andy García.

“La película fue un gran éxito en 1998”, expresa la docente Elsa Bolado. “El profesor Escalante me enseñó en lo particular que en la vida sí se puede…Recuerdo que nos dijo a todos que siempre que pudiéramos, regresáramos a la comunidad para ayudar a todos a sobresalir”.

En efecto, el profesor Escalante trazó para sus estudiantes una meta sencilla y exigente: “Determinación, más disciplina, más trabajo duro. Ese es el camino”.

Es la misma visión que tiene la directora Elsa Bolado de los 810 alumnos de los grados KT-6 inscritos en Graham Elementary School: “Que a través de un programa fuerte que alienta un sentido de exploración y creatividad, nuestros estudiantes se convertirán en comunicadores eficaces, solucionadores de problemas, ciudadanos responsables y aprendices de por vida. Nuestro lema es “Aprender del éxito, colaborar para el éxito, compartir nuestro éxito”.

En la Lotería de California estamos orgullosos de apoyar a los maestros y a las escuelas públicas y creemos en el potencial de nuestros niños. Imagínate las posibilidades.