Notas

Grandes maestros reconocen la importancia de motivar a sus alumnos


Grandes maestros reconocen la importancia de motivar a sus alumnos

Afirman que creer en las capacidades de cada niño crea una alegre atmósfera de aprendizaje.
Jorge Luis Macías

Si bien un maestro es el enlace hacia el aprendizaje en el salón, las distintas y diversas características personales de sus alumnos presentan retos diarios en su ritmo de trabajo.

Interés en el aprendizaje, organización y motivación ante la abrumadora tarea son algunos elementos que pueden marcar la diferencia para alcanzar el éxito, además de otros consejos invaluables que proporcionan educadores de la primaria 52nd Elementary Street School de Los Ángeles:

Creer en ellos

1.     Creer en ellos.
Aparte de los padres, parece que no hay nadie más adecuado que los maestros, , para ayudar a los estudiantes a creer en sí mismos , destaca la maestra de segundo grado, Julie Guillory.

“Cuando tú crees en tus estudiantes ellos realizan un mejor trabajo”, señala. “Las palabras y convicción de los maestros pueden tener un impacto mayor en sus estudiantes. Si el maestro comunica expectativas positivas, sus alumnos aprenderán a construir una relación de confianza y responderán con mejores resultados”.

ser alentador

2.     Ser muy alentador.
A veces los estudiantes que parecen perezosos realmente están desalentados o frustrados y tienen problemas para aprender, solamente necesitan ser inspirados por su maestro/a.

“Yo aliento a mis estudiantes a ser mejores personas , y a que tengan altas expectativas de sí mismos”, comenta Adán Erazo, profesor de cuarto grado. “Cada estudiante que cruza la puerta de mi salón de clases es capaz de aprender, y es mi trabajo asegurar que se cumplan todas las metas”.

Agrega que, cada niño es diferente y su responsabilidad es saber diferenciar la instrucción que necesita cada uno, además de comprometerlos al estudio y retarlos a que siempre sean mejores.

Explorar entorno

3.     Asegúrese de que sus estudiantes son los que están trabajando.
En el salón, es vital que los niños no sólo escuchen todo el tiempo las conferencias de sus maestros.

“Creo que los estudiantes aprenden mejor cuando se les da la oportunidad de ser participantes activos en su educación”, indica Esmeralda Cepeda, profesora de niños con autismo. “Mis estudiantes son aprendices visuales”.

Para ella es extremadamente importante hacer de su estilo de aprendizaje una prioridad y lo considera al planear la instrucción.

“Aprender no es sólo acerca de mí como una maestra que dicta una clase, sino más bien proporcionando a mis estudiantes la oportunidad de explorar su entorno, e incorporando el entorno a su alrededor en mis lecciones diarias”, afirma Cepeda.

hacer divertido el aprendizaje

4.     Hacer divertido el aprendizaje.
Lo que cuenta para el maestro es la pasión con la que brillan las historias  que enseña y que son más efectivas cuando les agrega una dosis de humor. “Hay muchas formas de hacer una clase divertida. Una de ellas es incorporar la tecnología en el salón de clases”, afirma la profesora Guillory. “Además, los experimentos de ciencias son divertidos, aprenden con la práctica. ”.

Otra forma de mantener a los alumnos enganchados en el aprendizaje son los cantos y el baile y el regocijo de los juegos deportivos, como la práctica del béisbol.

“A los niños les encanta jugar”, añade la maestra. “Los estudiantes disfrutan aprendiendo cuando sienten que tienen éxito”.

5.     Conectar el aprendizaje abstracto a situaciones concretas.
Cada vez se estudia un tema nuevo, la maestra de kínder, Amanda Duarte, habla sobre los objetivos de aprendizaje de la unidad, pero también sobre por qué es importante aprender

“A veces la conexión entre lo abstracto y lo concreto es más fácil para algunos que otros, pero como mis estudiantes son tan pequeños, por lo general están ansiosos por aprender y están curiosos acerca de muchos temas”, indica Duarte. “Sin embargo, aprender a leer y escribir es uno de los mayores objetivos del jardín de infantes, y ayudo a mis estudiantes a entender la importancia de la alfabetización al señalar cómo las palabras están a nuestro alrededor”.

Ella motiva a sus estudiantes a saber que la lectura es una habilidad necesaria cuando están frente a un menú, para aprender a leer un manual para conducir un coche, o cuando van a una tienda, etc. Habla sobre cómo la escritura es una manera de compartir los pensamientos   con otras personas y para que las personas compartan un mensaje incluso después de que se han ido.

ser sabio con las tareas

6.     Sea sabio con las tareas.
El profesor Erazo cree que las tareas que asigna tienen que ser significativas, relevantes y atractivas, para que los alumnos sientan que les ayudará con su aprendizaje. “La tarea debe ser el trabajo diferenciado del día en la escuela y lo que deben hacer en casa”, dice Erazo.

La maestra Cepeda, quien cumple su segundo año de enseñanza en la primaria de la calle 52, en Los Ángeles, opina que la tarea es una parte importante del éxito académico de los estudiantes porque les ayuda a aprender estructuradamente y con responsabilidad, aunque está consciente de que a veces la tarea puede convertirse en una lucha para muchos padres.

“Entiendo que algunos padres trabajan largas horas, o tienen múltiples trabajos”, comenta Cepeda. “Eso hace que sea difícil para ellos ayudar a sus hijos con sus tareas. Esto es cuando trabajo con esos estudiantes durante las horas de clase para que no se pierdan en ninguna asignación educativa”.

7.     Involucre a los padres.
Muchos padres de familia quieren estar involucrados en la educación de sus niños, pero no saben cómo, o tienen múltiples trabajos. Es por ello que la comunicación con los maestros es importante.

De forma constante, la maestra Guillory convoca a juntas, envía mensajes de texto, correos electrónicos o cartas a los padres, o un reporte de progreso semanal, donde se incluyen resultados de exámenes, tareas, asignaciones cumplidas y conducta.

Su enfoque es en las soluciones, no en los problemas de los estudiantes.

La maestra Amanda Duarte, por su parte, manifiesta que se siente afortunada de interactuar a diario con los padres de familia que van a recoger a sus hijos, y utiliza este tiempo para comprobar su comportamiento y progreso académico, según sea necesario.

También utiliza un diagrama de conducta que permite a los estudiantes mover hacia arriba o hacia abajo dependiendo de sus opciones durante el día y coloca la gráfica en la puerta para que los padres pueden comprobar el comportamiento de sus hijos todos los días.

“Siempre animo a los familiares de mis estudiantes a entrar en nuestro salón de clase para que vean en lo que estamos trabajando y revisen el trabajo en exhibición”, informa Duarte.

En la Lotería de California estamos orgullosos de apoyar a los maestros y a las escuelas públicas y creemos en el potencial de nuestros niños. Imagínate las posibilidades.